Traductor

Pequeño gran hombre (1970)

"¡Oh dioses! He aquí cómo se cumplen las antiguas profecías... me dijeron que sería privado de la vista por Ulises. Mas yo pensaba que sería un hombre de gran talla, hermoso y dotado de mucha fuerza. ¡Y es un hombre insignificante, pequeño y sin valor quien me ha privado del ojo después de dominarme con el vino!" (Hom.)

"Nada es grande o pequeño si no es por referencia a otra cosa."
"El uno, la entidad, es capaz de admitir los contrarios.
El principio es lo más importante de todo, por ello es también lo más difícil; cuanto más rica es su capacidad, tanto menor es su tamaño." (Aristót.)

Don Quijote de la Mancha

"Regocijóse el paciente Odiseo de haber dado, dentro del circo (ágora), con un compañero benévolo.
... Un compañero prudente no es en verdad inferior a un hermano." (Hom.)

"Aunque hay muchas cosas bellas en la vida de los hombres, a la mayoría de ellos les salen máculas de forma natural." Platón

Epilepsia

"Desde una postura racionalista, el médico griego Hipócrates (460-377 a.C.) sostuvo que todas las enfermedades tenían causas naturales, y que no debían considerarse como intervenciones o castigos divinos.
En concreto, hacia 420 a.C., aplicó esta regla a la epilepsia, una dolencia cuyos pacientes caían al suelo como fulminados y se comportaban como si ya no mantuvieran el control de sus gimientes y crispados cuerpos. A la epilepsia se le llamó 'el mal sagrado', y a quienes la padecían se les consideraba poseídos por los dioses o los demonios. Hipócrates trató de hallar una cura física o al menos una mejora. Creía que la salud dependía del adecuado equilibrio de los cuatro humores (o fluidos) del cuerpo: sangre, flema, bilis y bilis negra. En esto estaba equivocado, pero al menos buscó la causa de la enfermedad en los fenómenos naturales, y en esto estaba en lo cierto." (I. Asimov)

La Casa de la Pradera

"Que los dioses te concedan cuanto anheles en tu corazón: marido, familia y feliz concordia, pues no hay nada mejor ni más útil que el que gobiernen su casa el marido y la mujer con ánimo acorde, lo cual produce gran pesar a sus enemigos y alegría a quienes les conocen." (Hom.)

El Gran Dictador (1940) / El Dictador (2012)

"Escuchadme, itacenses, lo que os voy a decir: Nunca tengáis en adelante un rey que sea benévolo, ni dulce, ni que piense en buenas acciones, sino cruel e inicuo; pues nadie se acuerda del divino Ulises, que gobernó entre vosotros con la dulzura de un padre. Y no reprocho tanto a los orgullosos pretendientes, que al fin y al cabo se juegan la cabeza arruinando la casa de un héroe, como me indigno contra vosotros, que permanecéis sentados sin osar siquiera hablar ni castigar a los insolentes, siendo ellos pocos y vosotros multitud." (Hom.)

"Hay que soliviantar al pueblo... hay demasiada tranquilidad en el ghetto." (El gran dictador)

Domesticación de animales

"Un miedo común une incluso a los mayores enemigos." (Aristót.)

"En la década de 1950 fueron hallados restos fósiles de perros, junto con restos humanos, en unas cuevas próximas a Kirkuk, en lo que hoy es el Irak septentrional. Databan de alrededor de 12 000 a.C.
Desde luego, se ignora cómo llegaron a domesticarse los perros, sin embargo, pronto se haría patente que, como animales cazadores y de carga, estaban dispuestos a aceptar un amo humano que les asignara esa tarea. Los perros acompañarían a sus dueños en las cacerías, ayudándoles a cobrar las piezas y aguardando a que los seres humanos tomaran lo que quisieran, conformándose ellos con las sobras.
De ese modo, y por vez primera, los seres humanos se hicieron con los servicios de otra especie animal.
Hacia 10 000 a.C. se avanzó otro paso, con la domesticación de las cabras en el Próximo Oriente. Estos animales se cuidarían, se alimentarían y se les estimularía para que se reprodujeran. De este modo suministrarían leche, manteca y queso y, mediante una cuidadosa selección, carne. A ello cabe añadir que las cabras comen hierba y otras materias que los humanos consideran incomestibles, con lo que su alimentación no representa coste alguno. (Los perros en cambio, requieren una alimentación que el estómago humano admite.)
Hasta entonces, las gentes se habían procurado el sustento mediante la caza y la recolección, con la consiguiente inseguridad que tales actividades implican. La ganadería, por el contrario, suministraba alimento de una forma mucho más segura." (I. Asimov)

 "Te temen como al león las baladoras cabras." (Hom.)

Cowboy de Medianoche

"Todos los forasteros y pobres son de Zeus, y un exiguo don que se les haga le es grato." (Hom.)

Escalofrío en la Noche

"Sois, ¡oh dioses!, malignos y celosos como nadie, pues sentís envidia de las diosas que no se recatan en dormir con el hombre a quien han tomado por esposo." (Hom.)

"Soy su admiradora número uno... ponga nebuloso para mí." (Escalofrío en la noche)


Vampiros (1998)

"El líder está donde está el nido. No abandona a sus sanguijuelas.
Los crucifijos no funcionan, ni el ajo, si quieres matarlos les clavas una estaca en el corazón. El sol les convierte en tostadas quemadas." (Vampiros)

El Premio

"Son muchos los enemigos que están maquinando contra él, deseosos de matarle antes que llegue a la patria tierra." Hom.

La Ola (2008)

"Una ola enorme se precipitó sobre el héroe, hundiendo la balsa. Y Ulises fue arrastrado, arrancando de sus manos el timón, roto por la tempestad horrible... permaneció largo tiempo entre las olas, sin poder salir a flote a causa de la impetuosidad del mar... notaba que los vestidos le entorpecían, vomitaba agua salobre y la espuma resbalaba por su cabeza. Mas, aunque afligido, no se olvidó de su balsa, y nadando vigorosamente volvió a asirla y, sentándose en ella, se salvó de la muerte." (Hom.)

"La obra no tiene ningún sentido si cada uno hace lo que quiere... sois un equipo, jugad en equipo." (La Ola)

"Una perturbación en uno de ellos, pasa al siguiente." (Ondas)

Cadena de favores

"He aconsejado y propuesto lo que para mí deseara si me encontrara en tu lugar." Hom.

"Las buenas acciones son hermosas y las malas vergonzosas." Antístenes

Papillon

"La isla de la izquierda es San José, la del medio La Real y la de la derecha, la del Diablo; la corriente es tan fuerte que si intentaras escapar nadando te devolvería a la isla otra vez." (Papillon)

"Quítate esos vestidos, deja la balsa para que los vientos se la lleven y, nadando con las manos, procura llegar a la tierra de los feacios, donde la Parca ha dispuesto que te salves." (Hom.)

El Séptimo Sello

"Y cuando el Cordero rompió el séptimo sello del rollo, hubo silencio en el cielo durante una media hora." (Apocalipsis)

Arte

"En algún momento posterior al 50 000 a.C., existió una variedad de neandertales con la región supraorbital menos pronunciada y con frente despejada, barbilla bien delineada y dientes más pequeños. Se trataba del Homo sapiens sapiens, el ser humano actual.
Entre 50 000 y 30 000 a.C., las dos variedades de Homo sapiens coexistieron, pero en esta última fecha algunos cruces y, probablemente, matanzas en gran escala acabaron con los neandertales, de tal manera que en los últimos 30 000 años, más o menos, todos los homínidos vivientes han pertenecido al tipo actual.
Los seres humanos actuales alcanzaron gran éxito. Por vez primera, superaron la zona de dispersión de Homo erectus. Entre 40 000 y 30 000 a.C. sacaron provecho de la existencia de puentes continentales creados por el descenso del nivel del mar. Así poblaron Australia desde el sudeste de Asia, y Norteamérica desde Asia nororiental. En ninguno de los dos continentes citados habían existido con anterioridad homínidos. También se abrieron paso hasta el Archipiélago japonés.
Las nuevas tierras fueron recorridas sistemáticamente, y hacia 10 000 a.C. los seres humanos habían alcanzado el extremo meridional de Sudamérica e incluso Tierra de Fuego, la isla más al sur de dicho subcontinente. Todas las áreas continentales, excepto la Antártida y las regiones heladas del Norte, fueron objeto de asentamientos.
Los seres humanos eran cazadores, desde luego, y desarrollaron ritos para mejorar sus éxitos. Al parecer, uno de ellos consistía en trazar dibujos de los animales que habían de ser cazados, acaso con la convicción de que la naturaleza imitaría el arte, o de que los espíritus que animaban a esos animales se mostrarían con ello más propicios y prestarían su cooperación.
En 1879, el arqueólogo español Marcelino se Sautuola estaba excavando la cueva de Altamira, en Cantabria, cuando su hija de doce años, que le acompañaba, descubrió unas pinturas en el techo y exclamó: "¡Toros, toros!" Las pinturas representaban bisontes, ciervos y otros animales, en rojo y negro, y fueron ejecutadas hacia 20 000 a.C.
Las pinturas demostraban la gran habilidad de aquellos artistas. Si se precisaba alguna prueba para dejar sentado que los primitivos seres humanos nos igualaban en el ámbito intelectual, ahora se aportaba una fehaciente. En los últimos veinte milenios, hemos acumulado una enorme cantidad de conocimiento y experiencia, pero ello no nos hace ni una pizca más humanos que esos antiguos artistas cavernarios.
En efecto, ese arte alcanza tal excelencia, que muchas personas se negaron a creer que fuera realmente antiguo, y lo atribuían a algún tipo de fraude, a una mixtificación moderna. Sólo el hallazgo de otras cuevas pintadas hizo que este arte fuera finalmente aceptado como antiguo.
Las pinturas fueron localizadas en lugares de difícil acceso en el interior de las cuevas, y resultaban invisibles salvo con luz artificial, lo que nos induce a creer que se ejecutaron con fines rituales y religiosos más que con propósitos estéticos. Con todo, son el resultado de infinitos esfuerzos, por lo que resulta difícil creer que los artistas no extrajeran alguna satisfacción de su trabajo." (I. Asimov)

La Aventura del Poseidón / Más Allá del Poseidón

"Echando mano al tridente, Poseidón congregó las nubes y turbó el mar; suscitó grandes torbellinos de toda clase de vientos; cubrió de nubes la tierra y el ponto, y la noche cayó del cielo." (Hom.)

"Debéis esforzaros... La parte de dios que hay en nosotros os acompañará en la lucha hasta el fin." (La Aventura del Poseidon)

"Es tremendo que tengan que morir tantos para salvarse uno." (Más allá del Poseidón)

El Nadador (1968)

"Se dejo caer en el agua boca abajo, con los brazos abiertos, deseoso de nadar...esforzándose, pues, por asentar el pie en tierra firme." (Hom.)

"Como odre sumérgete; hundirte, en verdad, no es tu destino." Píndaro

"Puedo ir nadando hasta llegar a casa." (El nadador)

El Graduado

"La fatiga y el sueño son enemigos del estudio." Platón

Durmiendo con su enemigo

"¿Quién puede acostarse junto a un monstruo marino? Sin embargo la diosa nos redimió colocándonos en la nariz a cada uno ambrosía de exquisito perfume, que neutralizaba el hedor de aquellos animales." (Homero)

El viejo y el mar

"Frecuenta este lugar el veraz anciano de los mares, el inmortal Proteo el egipcio, que conoce las honduras de todo el mar y es servidor de Poseidón... Si, poniéndote en asechanza, lograses agarrarlo de cualquier manera, te diría el camino que has de seguir... Pregúntale, ¡oh héroe!, qué dios te persigue, y te dirá cómo regresar a la patria a través del mar fecundo en peces." (Homero)

"Algo se dice más viejo o más antiguo por existir durante más tiempo... y lo mejor o más valioso es anterior por naturaleza." (Aristóteles)

Turbulencias

"Atormenta a los que tiranizan y a los que obran con insolencia." (Macabeos)

"Así dijo, y el espíritu altivo de los pretendientes se turbó." Hom.

El oro de los siete santos

"Con las piedras de toque se examina el oro para dar su calidad exacta y con el oro se pone a prueba la inteligencia de los hombres buenos y malos." Quilón

"Todos sufrimos la misma enfermedad: "anemia de oro"." (El oro de los siete santos)

Camino de odio

"-El gobierno está detrás de nosotros ¿qué debemos hacer?
-Enfrentarnos con él hasta que el infierno se congele." (Camino de odio)

El Hundimiento

"Labios sellados hunden barcos." Proverbio

La Noche del Demonio (1957)

"Está escrito desde el comienzo de los tiempos que malvadas criaturas existen en un mundo de sombras. Y se dice también que el hombre que utilice los antiguos símbolos rúnicos puede invocar estos poderes de la oscuridad, los demonios del infierno.
Las sombras pueden ocultar la verdad a los hombres. La leyenda ha perdurado a través de los siglos: el Baal de los babilónicos, el Seth de los egipcios, el Asmodeus de los persas, el Moloch de los fenicios y hebreos..." (La noche del demonio)

Los Diez Mandamientos

"Las deidades quieren que no se nos vayan de la memoria sus mandamientos." (Hom.)

"Lo justo y lo injusto no son por naturaleza, sino por convención." Arquelao

"Se puede robar, ser adúltero y sacrílego en el momento oportuno...la opinión convencional ha sido establecida para los insensatos." (Teodoro el ateo)

Lady Halcón

"Habiendo hablado así, partió Atenea, la de ojos de lechuza cual si fuese águila, y pasmáronse todos al contemplarlo. Admiróse también el anciano cuando lo vio con sus propios ojos y, asiendo de la mano a Telémaco, pronunció estas palabras:
'¡Amigo! No creo que en lo sucesivo seas cobarde ni débil, ya que aun siendo tan joven te acompañan y guían los propios dioses. Pues esa deidad no es otra que la hija de Zeus'." (Hom.)

"Un prisionero ha escapado de las mazmorras de Áquila, cogedle." (Lady Halcón)

Bananas

"A Vargas le importan muy poco los procedimientos diplomáticos, amigo mío... si hay algo que él no desea es que se proponga decir la verdad al mundo." (Bananas)

El Sentido de la Vida (1983)

"La vida es más que amor y placer, vine a cavar en busca del tesoro.
Si quieres jugar tienes que pagar, sabes que siempre ha sido así.
Todos cavamos en busca del tesoro."  (Shark Puppy)

"La finalidad de la vida es asemejarse a la divinidad." Platón

"El fin de la vida es vivir de acuerdo con la virtud." Antístenes

"Hay que pasar a la acción. Leven anclas." (El sentido de la vida)


El hombre que era la muerte

"Si les das lo que quieren, te matan...la vieja regla: trata a las reinas como furcias y a las furcias como reinas." (El hombre que era la muerte)

Religión

"Hacia el 200 000 a.C., los últimos individuos a los que podemos considerar pertenecientes a Homo erectus habían muerto, y la especie estaba extinguida. Pero para entonces algunos habían evolucionado a homínidos con cerebros similares a los actuales. Aparecieron por esta época, y probablemente tuvieron una participación activa en el fin de la especie anterior.
Los primeros rastros de estos homínidos se descubrieron en 1856 en el valle del río Neander, en Alemania occidental. Valle de Neander se dice Neanderthal en alemán, y los restos óseos fueron bautizados como hombre de Neantderthal o, sencillamente, neandertales.
Fueron los primeros homínidos que se descubrieron, y estaban claramente diferenciados de los modernos seres humanos. Sus cráneos eran sin duda menos humanos que los nuestros: tenían muy pronunciada la región supraorbital, dientes anchos, mandíbula prominente, etc.
Como fueron los primeros homínidos hallados, y como el mundo occidental tenía la firme creencia de que la Tierra tenía unos pocos miles de años de antigüedad (como parecía inferirse de la Biblia), existía cierta resistencia a aceptar que los huesos de Neanderthal eran restos de primitivos seres humanos.
Los neandertales vivieron desde 200 000 a 30 000 a.C. en África y Eurasia, coincidiendo con los períodos glaciales. Cazaban el mamut, el rinoceronte lanudo y el oso gigante de las cavernas. Sus útiles de piedra eran superiores en variedad, acabado y precisión a los hasta entonces conocidos, y ya habían aprendido definitivamente a encender fuego.
Fueron los primeros homínidos que enterraron a sus muertos. Los anteriores, como los animales en general, se limitaban a abandonarlos cuando caían, con lo que eran devorados por los predadores, y lo que restaba de ellos se descomponía. El hecho de que inhumaran a sus muertos, sustrayéndolos a los devoradores, ya que no a las bacterias responsables de la descomposición, parece demostrar que se atribuía cierto valor a la vida, y que los individuos eran objeto de afectos y cuidados. A veces los muertos eran viejos y tullidos, y sólo pudieron vivir tanto tiempo gracias a la amorosa ayuda de otros miembros de la tribu.
Además, se enterraba a menudo alimento y flores junto al difunto, lo cual parece indicar que los neandertales consideraban que la vida continuaba después de la muerte sobre la base de la individualidad. Si creían en una existencia de ultratumba, se trataría de un indicio de las primeras manifestaciones de religión; esto es, un sentimiento de que en el Universo hay algo más de lo que resulta aparente para los sentidos." (I. Asimov)