Traductor

Academia

"El filósofo griego Platón (428-347 a.C.) fundó una escuela en los suburbios occidentales de Atenas en 387 a.C. Dedicada a los estudios superiores, puede considerarse la primera universidad del mundo. Como se hallaba en los terrenos que en otro tiempo habían pertenecido a un griego legendario llamado Academo, recibió el nombre de Academia." (I. Asimov)

"Eminente entre los mortales por su prudencia y justo carácter, aquí reposa el divino Aristocles. Si alguien recibió el elogio de todos por su sabiduría, éste lo conserva máximo y no le persigue la envidia." (Inscripción funeraria)

Master and Commander

"¡Telémaco! Tus compañeros, de hermosas grebas, ya se han sentado en los bancos para remar y sólo esperan tus órdenes. Vámonos y no tardemos en comenzar el viaje." (Hom.)

"-Directos hacia ellos.
-Sí, señor." (Master and Commander)

El Desafío de las Águilas

"Dos águilas echaron a volar desde la cumbre de un monte. Ambas volaban muy juntas, con las alas extendidas, y tan rápidas como el viento; al hallarse en medio de la ruidosa ágora, anduvieron volteando ligeras, batiendo las tupidas alas y mirándoles a todos a la cabeza, como presagio de muerte." (Hom.)

El Foso y el Péndulo (1991)

"Sólo hay una fe, una Iglesia, lo demás es pecado." (El foso y el péndulo)

"A las palabras de un hombre pecador no les tengáis miedo, porque su gloria es como estiércol. Hoy será exaltado y mañana no será encontrado." (Macabeos)

Homo habilis

"A veces consideramos al ser humano como un animal que se sirve de útiles. Sin embargo, el uso de herramientas no es privativo de los seres humanos. Por ejemplo, las nutrias marinas acostumbran machacar los moluscos con una piedra que, con esta finalidad, transportan sobre el abdomen cuando flotan boca arriba. La lista de ejemplos que podríamos dar sería larguísima.
Si cambiamos la afirmación inicial, sustituyendo el concepto de animal que se sirve de útiles por el de animal que construye útiles, habremos mejorado la definición, pero ésta no será del todo exacta. Se ha visto a los chimpancés arrancar las hojas de las ramas pequeñas y luego utilizar éstas a fin de capturar termes, que para ellos constituyen un bocado exquisito.
Sin duda, los australopitecinos podían hacer todo cuanto pueden hacer los chimpancés. Aunque no tenemos pruebas de ello, nos cabe la casi absoluta seguridad de que utilizaban ramas de árboles y huesos largos como armas contundentes. No menos segura es su capacidad para arrojar piedras o utilizarlas de la misma manera que las nutrias marinas.
Los australopitecinos pudieron vivir sobre la Tierra por espacio de tres millones de años, y no se extinguirían por completo hasta una fecha tan tardía como 1 000 000 a.C. En el tercio final de su existencia, sin embargo, ya no eran los únicos homínidos. En efecto, algunos de ellos habían evolucionado hasta el punto de convertirse en lo bastante humanos como para clasificarlos en el mismo género al que pertenecemos nosotros.
En otras palabras: hace unos dos millones de años, el género Homo inició su existencia. Durante un tiempo, coexistió con los australopitecinos, pero necesariamente debían entrar en conflicto, y vencieron los homínidos, de cerebro mayor, contribuyendo (acaso en medida muy amplia) a la extinción de los australopitecinos.
En la década de 1960, el antropólogo inglés Louis Seymour Bazett Leakey, su esposa y el hijo de ambos, Jonathan, localizaron en el desfiladero de Olduvai, en lo que hoy es Tanzania, los restos del más antiguo ejemplar del género Homo. Los homínidos descubiertos se denominaron desde entonces Homo habilis (que en latín significa 'hombre hábil': junto a ellos se hallaron objetos que parecen indicar que manufacturaban sencillos útiles de piedra.)
Homo habilis era más bajo de estatura que algunas de las más extendidas especies de australopitecinos. Cuando, en 1886, se descubrieron restos fósiles de Homo habilis, de alrededor de 1,8 millones de años de antigüedad (era la primera vez que se encontraban fragmentos del cráneo y de huesos de las extremidades de un mismo individuo de esta especie), parecían corresponder a un adulto pequeño, de complexión ligera, de poco más de 1 m de estatura y con unos brazos sorprendentemente largos.
Aunque los individuos de Homo habilis pudieran ser de corta estatura, tenían la cabeza más redondeada que cualquiera de los australopitecinos, y un cerebro más voluminoso, casi la mitad del cerebro de los modernos seres humanos. Los huesos del cráneo eran más delgados, y se adaptaban a la configuración del cerebro. Si no podían hablar, al menos lograban emitir una gran variedad de sonidos. Sus manos eran más parecidas a las nuestras, y sus pies, completamente actuales. La mandíbula era menor, lo que confería al rostro un aspecto que se alejaba del mono.
Parece que estas criaturas empleaban instrumentos de piedra para obtener lascas de sílex provistas de un borde cortante. Ello significa que por primera vez  los homínidos disponían de grandes cantidades de útiles afilados, y que no dependían de que el azar les permitiera dar con uno. Además ese borde cortante podía serlo de veras, y admitía ser afilado cuando se embotaba.
Aquellos cuchillos de piedra incrementaron el abastecimiento alimentario. Homo habilis no podía desgarrar el duro pellejo de los animales, como hacían los predadores provistos de colmillos: las variedades de gatos, perros y osos. Sin cuchillos, los homínidos tenían que apoderarse de las presas previamente cobradas por otros predadores, y huir con el producto de su rapiña.
Con cuchillos, en cambio, Homo habilis disponía de colmillos artificiales que le permitían cortar el pellejo y raer la carne adherida a la piel y a los huesos. Y mas todavía: Homo habilis ya no hubo de apoderarse de la caza ajena. Ahora los homínidos podían matar animales por sí mismos, incluidos los de mayor tamaño. No tardaron en adoptar el artificio que consistía en atar las hachas de piedra a ramas de árbol, y crearon asimismo las primeras y toscas lanzas, con las cuales podían abatir animales a distancia. Si se arrojaban las lanzas, la distancia podía alargarse lo suficiente como para eludir una reacción inmediata por parte del animal agredido.
Los homínidos se hicieron cazadores y sin duda exterminaron a los australopitecinos, sus competidores, de tal suerte que en el último millón de años todos los homínidos sin excepción formaron parte del género Homo. (I. Asimov)

Todo lo que siempre quiso saber sobre sexo

"El sabio satisfará sus deseos abiertamente sin ninguna excusa." (Teodoro el ateo)

Un día inolvidable

"Estableció que cada año se celebrara este día con alegría...porque fue destruido un gran enemigo lejos de Israel." (Macabeos)

"En el festival cobra vida..." S. King

Hamlet (1948) / (1990)

"Egisto acariciaba en casa de Agamenón su propósito malvado de asesinar al rey y dominar al pueblo. Reinó siete años en la rica Micenas y al octavo regresó de Atenas el divino Orestes, quien dio muerte al pérfido Egisto, el asesino de su ilustre padre." (Hom.)

El Patriota

"El hombre virtuoso no debe exponer su vida por la patria, desperdiciando así su prudencia en provecho de los necios. Nuestra patria es el universo." (Teodoro el ateo)

Bipedación

"El primer avance humano fue de carácter biológico y consistió, precisamente, en alcanzar la condición humana. Pero, ¿qué convierte en humano a un humano?
El ser humano de nuestros días ha adquirido, claro está, muchas características que ahora se consideran humanas; tantas, que resulta difícil precisar una de ellas y considerarla la clave. Así pues, debemos retroceder en el tiempo, observando cómo la humanidad se torna más primitiva, menos humana, semejante al mono.
Debemos detenernos en algún momento en que nuestros antepasados estaban más cerca del ser humano que del mono. Cualquier organismo que sea más humano que el mono recibe el nombre de homínido (de una palabra latina que significa "hombre"). Cualquier organismo que tenga más de mono que de humano se denomina póngido (de una palabra congolesa que significa "mono").
Si retrocedemos en el tiempo, estudiando los huesos y los dientes de las primitivas formas de vida de los homínidos, llegamos a un organismo que tal vez tenía el tamaño de un chimpancé actual o algo menos, dotado de un cerebro no mayor que el de ese animal. Pero en un aspecto crucial se hallaba más cerca del ser humano que del mono, la bipedación. Caminaba sobre dos piernas, según nos permiten deducir la forma de su columna vertebral, su pelvis y sus fémures.
El hecho de que los seres humanos caminen sobre sus piernas se nos presenta como un rasgo característicamente humano. Somos, pues, bípedos (de las palabras latinas que significan "dos piernas"), mientras que otros mamíferos son cuadrúpedos (cuatro piernas).
Naturalmente, las aves caminan, corren o saltan con sus dos patas; de ahí que el filósofo griego Platón definiera al ser humano como un "bípedo implume". Pero con esto no basta, pues hay bípedos recubiertos de pelo (canguros y jerbos) o de escamas (varios dinosaurios).
...Así pues, el ser humano es un bípedo habitual, sin cola, y que se siente cómodo en esa postura. La explicación radica en que, inmediatamente encima de la pelvis, la columna vertebral se dirige hacia atrás, afectando una ligera forma de S y confiriendo elasticidad a la deambulación. Ningún otro organismo posee esta curvatura de la espina dorsal en la cintura.
Los primeros homínidos fueron identificados por un antropólogo sudafricano de origen australiano, Raymond Arthur Dart, quien en 1924 halló una calavera de aspecto humano salvo por su tamaño, inusitadamente pequeño, en una cantera sudafricana de arenisca. Dart llamó al tipo de organismo Australopithecus ("mono meridional", en griego). Posteriores hallazgos pusieron en claro que no se trataba de un mono sino de un homínido, y hoy en día han sido identificadas al menos cuatro especies diferentes, todas las cuales se agrupan en la denominación australopitecinos. Éstos vivieron sólo en África oriental y meridional, con lo que la cuna de la humanidad puede localizarse en esa zona.
¿Por qué los australopitecinos desarrollaron la incurvación hacia atrás de la espina dorsal?
Hace cuatro millones de años, la Tierra conoció un prolongado período cálido, y grandes animales tropicales, como elefantes, rinocerontes e hipopótamos, tendieron a perder su pelaje, porque la insolación les hacía pasar excesivo calor. Los homínidos también.
Así pues, la Tierra que habitaban los australopitecinos se fue tornando más cálida. Los bosques redujeron su extensión y fueron reemplazados por sabanas. Aquellos organismos cuyo habitat era forestal y que no abandonaron los árboles, se replegaron de forma natural con el bosque.
Algunos prehomínidos arborícolas lograron adaptarse a las sabanas de África centrooriental, y pasaban cada vez más tiempo fuera de los árboles. La transición debió de ser difícil. A medida que permanecían en el suelo períodos más prolongados, incrementaban su tendencia a apoyarse en las patas traseras a fin de otear por encima de la alta hierba, en busca de alimento o vigilando a depredadores. Los que conseguían mantenerse en pie con más facilidad, tenían mayores posibilidades de sobrevivir y de engendrar prole que heredara la incurvación de la columna. De este modo, lo que llamamos selección natural condujo a los prehomínidos hacia la bipedación.
La bipedación tuvo efectos colaterales asimismo benéficos, que reforzaban la selección natural. Los miembros anteriores quedaron libres para algo más que para apoyarse. Las manos así liberadas podían manipular con más facilidad partes del entorno, tocarse y llevarlas a los ojos, orejas y nariz, de tal manera que el cerebro recibía un continuo caudal de sensaciones.
Cualquier cambio que en alguna medida ampliaba o tornaba más complejo el cerebro, permitía a éste asimilar con más eficacia aquel caudal de sensaciones, lo que se traducía en mayores oportunidades de supervivencia. De este modo, la selección natural condujo a cerebros mayores y mejores.
...Los australopitecinos fueron, con toda probabilidad, los animales terrestres más inteligentes de su tiempo." (I. Asimov ?)


Los Verdugos también Mueren (1943)

"Hemos reunido un 'ejército fantasma' que luchará sin descanso hasta el castigo final.
...No olvides todo esto." (Los verdugos también mueren)

Las Amistades Peligrosas

"Volvieron los pretendientes a solazarse con la danza y el deleitoso canto, y así esperaban que llegara la oscura noche. Sobrevino ésta cuando aún se divertían, y entonces partieron para acostarse en sus respectivas casas." (Hom.)

"La amistad no existe ni entre los sabios ni entre los necios; los primeros son autosuficientes y los segundos se alían por su propio interés." (Teodoro el ateo)

Virtuosity

"Si quieren destruirte tendrán que intentarlo en el mundo real." (Virtuosity)

"Lo mejor es dejar que la virtud vaya libre, al azar." Eurípides

La Momia (1932) / (1959)

"Aquí están las palabras mágicas con las que Isis volvió a darle vida a Osiris:
¡Oh, Amon-Ra! ¡oh, dios de dioses! La muerte no es más que el portal de una nueva vida. Vivimos hoy y volveremos a vivir, volveremos de muchas formas. ¡Oh, todopoderoso!" (La Momia)

"La muerte tocará con sus alas a aquel que perturbe en su eternidad al faraón que reposa en este lugar." (Maldición de Tutankamón)

"Recuerde el viejo dicho: el que viole las tumbas de Egipto, morirá." (La Momia)

"Siempre que uno salga de casa, medite primero qué va a hacer. Y cuando entre de regreso, pregúntese qué ha hecho." Cleobulo

La extraña que hay en ti

"Se han cometido acciones intolerables y mi casa se pierde de la peor manera. Participad vosotros de mi indignación, sentid vergüenza y temed que os persiga la cólera de los dioses, irritados por las malas acciones." (Hom.)

"Ya no puedes volver a ser esa persona, ni volver a ese lugar; esta extraña es todo cuanto eres ahora." (La extraña que hay en ti)

Bomba de aire

"Una vez Torricelli hubo producido un vacío permitiendo al mercurio escapar de un tubo, a algunos les pareció que podían lograrse vacíos de maneras más directas. Tal vez el aire pudiera ser sencillamente bombeado fuera de un recipiente, y formarse volúmenes de vacío superiores a los conseguidos por Torricelli.
Un físico alemán, Otto von Guericke (1602-1686), construyó la primera bomba práctica de aire en 1645. Funcionaba como una bomba de agua, pero con unas piezas lo bastante bien ajustadas como para que resultara razonablemente hermética. Se accionaba con fuerza muscular y era lenta, pero cumplía su cometido.
Guericke produjo un vacío lo bastante grande como para que fueran posibles experimentos útiles. Fue capaz de demostrar que una campanilla agitada en el vacío no puede oírse, confirmando con ello la aseveración de Aristóteles de que el sonido no se propagaría en el vacío. Guericke demostró asimismo que las bujías no podían arder en el vacío ni los animales vivir en él.
También pesó una esfera metálica antes de hacer el vacío en ella, y después. La leve pérdida de peso equivalía, obviamente, al del aire contenido. A partir de ahí y del volumen del aire, pudo efectuar la primera medición de la densidad del aire." (I. Asimov)

Fuego en el Cuerpo (1981)

"Maty es ambiciosa, tiene un don especial, es implacable. La clase de persona capaz de hacer lo necesario, sea lo que sea." (Fuego en el cuerpo)
"Con el fuego tienen intercambio todas las cosas." (Heráclito)
"Es mejor dominar los placeres que abstenerse de ellos." (Aristipo)



Anaxágoras

El maestro nacido en Clazómenas (500-428 a.C.), discípulo de Anaxímenes y que dio clases en Atenas, opinaba lo siguiente:
"Todas la cosas estaban juntas al principio, luego la inteligencia (noûs) las imprimió movimiento y orden."
"El sol es una masa incandescente."
"La luna tiene montañas y valles."
"Los principios de las cosas son las partículas homogéneas (homeomerías)."
"Los cuerpos pesados van hacia el lugar bajo y los ligeros hacia el lugar de arriba."
"El mar descansa sobre la tierra."
"La humedad se evapora por efecto del sol."
"La vía láctea es un reflejo de la luz de los astros no iluminados por el sol."
"Las estrellas fugaces son como chispas que caen vibrando desde el aire."
"Los vientos se producen al enrarecerse el aire a efectos del sol."
"Los truenos son un choque de nubes y los relámpagos un frotarse de nubes."
"Los terremotos se producen al removerse el aire dentro de la tierra."
"Los animales se engendraron de la humedad, el calor y la tierra, y luego unos nacen de otros."
"Todo el cielo está compuesto de piedras, que se mantienen en cohesión por la rapidez de rotación, pero si ésta se relajara, caerían."
Se cuenta que alguien le preguntó una vez: "¿No te importa nada tu patria?" y él le replicó, señalando al cielo:
"Desde luego, me importa muy mucho mi patria."
Fue condenado al destierro por sus ideas, acusado de impiedad.
Unas palabras suyas:
"Tenemos ante los ojos un pedazo de pan. Parece pan y nada más. Si lo comemos, se transforma en piel, carne, sangre, huesos, cabellos, etc. ¿Es que la materia se ha cambiado de una cosa en otra? Esto no es posible. Hay, pues, que suponer que en el pan exista ya el sinnúmero de materias de que se compone el cuerpo humano. Su pequeñísimo tamaño nos impide el distinguirlas, y sólo las reconocemos por sus efectos. Ahora bien, ¿quién moviliza estas partículas y las hace organizarse de una u otra manera?" (Anaxágoras)



El Último Testigo

"¡Oh, corazón que mi madre me dio! ¡Oh, corazón que forma parte de mi carne! No te alces contra mí en las tinieblas, en calidad de testigo; no seas el enemigo de mi palabra ante Anubis, ante Thot y ante Osiris...Sé como yo delante de la Balanza de los Jueces y no permitas de ningún modo que el olor de mi nombre sea semejante al hediondo olor del chacal." (Libro de los Muertos)

Guerra de Sucesión española

"En España, murió Carlos II sin herederos. Luis XIV de Francia había estado casado con la hermanastra de Carlos, María Teresa, con lo que su nieto podía muy bien ser considerado el pariente más próximo de Carlos II sin estar en la línea directa de sucesión al trono de Francia. Antes de morir, Carlos II fue convencido de que dejara el reino a ese joven, que subió al trono con el nombre de Felipe V (1700-1746), inaugurando en España la dinastía borbónica. Luis XIV prometió que las monarquías de Francia y España nunca se unirían bajo el mismo rey, pero aun así por un momento ese soberano pareció hallarse en la cumbre de su poder, con España y sus dominios ultramarinos convertidos en su marioneta. Con todo, Francia estaba en pésima situación financiera, y ni Austria ni Guillermo III de Inglaterra (que venía gobernando solo desde la muerte de María II en 1649) hubieran consentido que Luis XIV aumentara todavía más su poder. Como consecuencia de esta situación, Francia hubo de enfrentarse a la llamada guerra de Sucesión española.
Inglaterra, la República holandesa y Austria formaron una alianza y declararon la guerra a Francia, con objeto de que Felipe V de España, un príncipe francés, dejara el trono. Guillermo III murió en 1702, pero fue sucedido por su cuñada Ana, también protestante, y continuó la guerra. Al frente de las fuerzas aliadas contra Francia estaba John Churchill, duque de Marlborough. Estratega de primera categoría, Marlborough derrotó al hasta entonces invencible ejército francés en la batalla de Blenheim, el 13 de agosto de 1704.
Marlborough prosiguió sus victorias en la guerra de Sucesión española, venciendo a los franceses en Oudenarde el 11 de julio de 1708, y en Malplaquet el 11 de septiembre de 1709. Francia estaba al borde del colapso, pero como las batallas eran cada vez más sangrientas, Marlborough se ganó la aversión de muchos en Gran Bretaña, pues le consideraban un carnicero.
En 1710, los whigs (antecesores de los liberales), que habían apoyado la guerra y a Marlborough, perdieron la votación, y los tories (antecedentes de los conservadores), que se oponían a una y a otro, obtuvieron la votación favorable.
Éste fue el primer cambio de gobierno pacífico y ordenado que se registraba en Gran Bretaña, y los sucesivos gobiernos han continuado desde entonces formándose y disolviéndose sin conflictos.
En 1711, Marlborough fue relevado de sus funciones por el hostil gobierno tory, y en seguida el ejército británico empezó a perder batallas. Así se salvó Luis XIV, y la guerra se encaminó a su final.
La guerra acabó con el tratado de Utrecht, suscrito el 11 de abril de 1713. Felipe V de Borbón permaneció en el trono, pero Francia había quedado tan maltrecha, que tenía escasas posibilidades de unirse con España para amenazar a Europa. Gran Bretaña salió muy fortalezida económicamente, en tanto Francia y España se veían debilitadas. De esta época data la presencia británica en Gibraltar." (I. Asimov)

Inoculación de la viruela

"La viruela era la enfermedad más temida en 1713. La peste, que había constituido un peligro enorme en la segunda mitad del siglo XIV, todavía castigaba, pero sólo en lugares aislados y por breve tiempo, y nunca más volvió a representar el peligro universal que había sido en aquel período, tal vez porque los seres humanos habían ido adquiriendo inmunidad. La viruela, sin embargo, iba en aumento, y el gran miedo que inspiraba no se debía meramente a que con frecuencia mataba, sino porque, en caso de no hacerlo, desfiguraba. Las grandes marcas que dejaba convertían los rostros en máscaras de fealdad.
Si uno conseguía sobrevivir a la viruela, no obstante, quedaba a salvo de un segundo ataque. O sea que un paciente podía contraerla una sola vez. Algunos casos de viruela eran bastante benignos, no mataban y sólo desfiguraban ligeramente, y además garantizaban la inmunidad a un segundo ataque con la misma eficacia que lo conseguían los casos graves. De ello se seguía que un caso benigno de viruela era, en realidad, mejor que ninguno en absoluto.
Por tanto, si uno conocía a alguien aquejado de una viruela benigna, podía acercarse a él con la esperanza de contraer la misma forma benigna.
En 1713, la poetisa inglesa Lady Mary Wortley Montagu (1689-1762), cuyo marido era embajador británico en Turquía, y a quien había acompañado allí, trajo noticias de que en Turquía inoculaban a las personas pus de las pústulas de quienes habían contraído formas benignas de viruela, a fin de asegurarse de que el sujeto inoculado se contagiaría. El único inconveniente era que no siempre cabía la seguridad de que un caso benigno en una persona no se convirtiera en un caso grave en otra, hasta el punto de causarle la muerte. Aquello tenía mucho de juego de la ruleta rusa.
Sin embargo, era tal el miedo a la viruela que, durante más de tres cuartos de siglo, muchas personas se sometieron a aquella inoculación." (I. Asimov ?)

El Ojo de la Aguja

"La guerra dentro de casa traerá la paz en el exterior." Aristófanes

"-La guerra nos ha enfrentado a ti y a mí, yo solo cumplía con mi deber.
...-He tenido que matarlo, tuve que hacerlo." (El ojo de la aguja)

Cristal Oscuro

"Hace mil años el cristal se rompió, y la raza se dividió en dos: los crueles y los místicos, pero la profecía dice..." (Cristal Oscuro)

Atoum / Atum / Tum

"Yo soy el dios de los cielos, el del principio de los tiempos y de las formas, cuando el espacio era como un océano de líquido ilimitado. Nadie me ha procreado porque yo estaba antes de toda existencia. Gracias a los poderes mágicos de los nombres con que me adorno, he creado las jerarquías celestes y la divina materia que se reproduce a sí misma... Yo soy Atoum, y ya existía cuando no había vida en el océano cósmico. Yo soy  aquel que constituye el principio del universo y el que representará su fin cuando sea extendido en el gran sarcófago. He hecho brotar de la nada la fuente de las existencias que han sido eclipsadas después de largo tiempo como se obstruyen las aguas del río, y llevo en mi cuerpo, innumerables, las existencias de mañana... Yo soy Atoum y sé que los muertos son eternos en Osiris, porque él es al mismo tiempo la eternidad y el infinito para aquellos que fueron justos y caritativos y expulsaron el mal de la tierra de Egipto.
Después de la Gran Destrucción, después de que fuesen esparcidos los miembros de Osiris, y después de que se derrumbaran los mundos, he restablecido el equilibrio de los universos celestes, he restituido su esplendor y he visto nacer a Ra, cuya luz es mi luz... Yo soy Atoum, el Gato divino de Heliópolis. ¡Oh, muertos justificados que habéis combatido contra el espíritu del mal cuando estabais vivos, yo alejaré de vosotros en el Amenti a los espíritus de largos cuchillos que masacran a los servidores de Osiris y hacen hervir infernales calderas! Alejaré de los muertos a los demonios devoradores de cadáveres y de podredumbres porque soy Atoum, el de los espacios del cielo, Atoum, el del origen y el fin del mundo." (Libro de los Muertos)

Libro de los Muertos

"Los muertos se remontan con el viento." (Papiro de Turín)

Según los antiguos egipcios: "aquellos que no han sido iniciados no pueden conocer de ningún modo las cosas ocultas, ni la fórmula de la morada escondida".
Los muertos tienen un nombre de eternidad y deben conocer las palabras que abren las puertas del cielo. Si su corazón ha sido justo, no debe pesar más que el de una pluma, la pluma de la verdad: antes de ser dirigido hacia el infierno o hacia el paraíso, el corazón del difunto, su conciencia, era depositada en la balanza de los dioses, donde se pesaba y juzgaba (prueba de la psicostasia). Los jueces interrogaban al muerto, que debía justificarse ante el tribunal (Confesión negativa) en presencia de Thot (dios escriba) y Anubis (señor de los muertos).

"Sed alabados, oh dioses que reconocéis el olor del que viene de la tierra de Egipto y se muestra ante vosotros después de haber sido embalsamado y sepultado, así como ungido con la pomada mágica que favorece el desdoblamiento, permitiendo al ser interior salir del ser aparente, después de haber sido purificado como lo fue el fénix de Heracleópolis, que es el alma de Ra. Alabados seáis, oh dioses de envoltura osirica que estáis tras las puertas del Amenti, vosotros que sabéis reconocer a aquellos cuyos miembros se pudren y se corrompen por haber masacrado a sus semejantes, o haber robado animales en los templos, o haber sido impuros, o haber contaminado las aguas del río. ¡Sed eternamente alabados, espíritus divinos, espíritus cinocéfalos!
Antes de comparecer ante vosotros, yo, que estoy muerto y recién nacido, he visto que mi cuerpo ha sido lavado y envuelto en vendajes y mis ojos embadurnados de antimonio. Vosotros sabéis que no he roto el huevo en formación, ni jurado por el macho cabrío de Mendes, ni pronunciado el nombre de Ptah-Tatenen en Abidos. ¡Salvadme! Cobijadme junto a vosotros, porque mi aliento es puro, mi corazón es puro, mis manos son puras.
...Sé bienvenido, oh tú que eres puro, y que tu alma esté en paz en el mundo inferior...Sé bienvenido porque has lavado tus vísceras en el lago de Maat, eres puro y puedes presentarte ante Osiris, el toro del Amenti, Osiris Neberdjer, Osiris Djedi, cuya columna vertebral es el eje del universo." (Libro de los Muertos)

La Máscara de la Muerte Roja (1964)

"Se acerca el día de la liberación...es hora de que comience una nueva danza, la danza de la muerte." (La máscara de la muerte roja)

"Le sorprendió la muerte purpúrea y la Moira poderosa." (Hom.)

Punto Límite (1964)


"-¿Es posible la 'guerra limitada'?
-Lo único que sabemos es que no hay un verdadero responsable." (Punto límite)

"Los que dejan a los niños entregarse en exceso a estos ejercicios y descuidan instruirlos en lo necesario, los hacen en realidad más serviles y útiles para una sola función del ciudadano." (Aristóteles)

Robinson Crusoe (1954)


"Ven a mí cuando sufras, y yo te liberaré, y tú me glorificarás." (Robinson Crusoe)
"El divinal Odiseo no desapareció aún de la tierra, pues vive y está detenido en el vasto ponto, en una isla que surge entre las olas, desde que cayó en poder de hombres crueles y salvajes que lo retienen a su despecho.
...Aquél no estará largo tiempo fuera de su patria aunque lo sujeten ferreos víncuos; antes hallará algún medio para volver, ya que es ingenioso en grado sumo." (Homero)


Egisto / Agamenón

"¡Oh, cuánto se quejan los hombres de los dioses! Dicen que sus males les llegan de nosotros, y ellos solos, por su locura, agravan su destino.
He aquí a Egisto, que, contra el designio, se desposó con la mujer de Agamenón y le mató, sabiendo que con su muerte atraería desgracias. Nosotros le habíamos prevenido por Hermes, el matador de Argos, para que no matara al Atrida ni deseara a su mujer, porque el hijo, Orestes, habría de vengarse cuando, ya mozo, regresase a su patria. Así se lo dijo Hermes, mas el sano consejo no persuadió a Egisto, y ahora toda su culpa ha expiado de una vez.
... ¡Así perezca quien obre de semejante modo!" (Homero)

2001: una odisea espacial

"Ya en aquel tiempo los que habían podido escapar de una muerte horrorosa estaban en sus hogares, salvos de los peligros de la guerra y del mar; y solamente Odiseo, que tan gran necesidad sentía de volver a su patria y ver a su consorte, hallábase retenido en hueca gruta por Calipso (Kalúpto: ocultar), la ninfa veneranda, la divina entre las deidades, que anhelaba tomarlo por esposo. Con el transcurso de los años llegó por fin la época en que los dioses habían decretado que regresase a su patria, Ítaca, aunque no por eso debía poner fin a sus trabajos, ni siquiera después de juntarse con los suyos. Y todos los dioses le compadecían, a excepción de Poseidón, que permaneció constantemente irritado con el divinal Odiseo hasta que el héroe arribó a su tierra." (Hom.)

La Mejor Defensa... el ataque (1984)

"Voy a decirte una cosa; atiende y óyeme. Reflexiona si nos bastarán Atenea y el padre Zeus o he de buscar algún otro defensor." (Hom.)

"El cebo está en el anzuelo." (La mejor defensa)

Holanda (Nederland)

"La rebelión de los Países Bajos estaba en su apogeo en 1576. El jefe de los alzados era Guillermo I de Nassau (1533-1584), conocido como Guillermo el Taciturno. Él fue el fundador de la República holandesa. El ejército español era el mejor de Europa en esa época, por lo que los holandeses no podían oponerle resistencia. Pero soportaron con tenacidad los asedios a sus ciudades, abrieron los diques cuando fue necesario, y emplearon sus barcos para suministrar provisiones. Los españoles ganaron batallas, pero no podían ganar la guerra.
Guillermo el Taciturno fue asesinado en 1584 por instigación de Felipe II, quien había ofrecido una generosa recompensa a quien perpetrara el hecho. Los Países Bajos continuaron en rebelión bajo el hijo de Guillermo, Mauricio de Nassau (1567-1625), que superaba a su padre en cualidades militares." (I. Asimov)

Indias orientales

"Tras la derrota de la Armada Invencible, los holandeses se sintieron alentados y lucharon con más denuedo que nunca. Esto fue particularmente cierto en el caso de la mitad norte del país, de religión protestante, que con el tiempo sería conocido como República neerlandesa. La mitad meridional se mantuvo fiel al catolicismo y siguió bajo el dominio español, por lo que se llamó Flandes español.
Al fortalecerse como potencia naval y al enriquecerse merced al comercio marítimo, pese a que los soldados españoles los hostigaban, los holandeses buscaron la expansión ultramarina. No mostraron vacilación alguna en invadir tierras supuestamente reservadas a los españoles y los portugueses (ambos gobernados por Felipe II). Después de todo, eran anticatólicos, antiespañoles y amantes del dinero.
Así pues, en 1596 los holandeses establecieron una factoría en Palembang, en la isla de Sumatra, en lo que había de llamarse Indias orientales. Éste fue el comienzo del imperio ultramarino holandés." (I. Asimov)

Juegos Reunidos

"Está reunido en uno sólo lo que suele estar disperso y separado." 
"Los juegos deben ser en su mayor parte imitaciones de las tareas serias de su vida futura." Aristót.


Los puentes de Madison

"De puente a puente y tiro porque me sigue la corriente." (Juego de la Oca)

La joya del Nilo

"Guárdate muy bien de que nadie te birle las joyas." Aristófanes